Central de turnos (+54 11) 4556-4848/4888
Horarios

UNESCO

La necesidad de profesionales de enfermería
es una realidad nacional e internacional.

Un informe reciente de la Unesco, en materia de la salud, advierte la necesidad de contar con una mayor cantidad de profesionales enfermeros calificados para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, proponen llegar al 2015 con salud y educación para todos. Calidad y cantidad que, además de necesitar una inversión financiera y una decisión política estatal para alcanzarla, requerirá también de una planificación profunda para evitar que los mejores, sean enfermeros o docentes, terminen desarrollando su actividad profesional en otras tierras.

Argentina: una enfermera cada cuatro médicos.

Este organismo mundial propone que el camino hacia el logro en la cantidad y calidad de profesionales necesarios según número de habitantes, debe iniciarse con la decisión política de asignarle un rol preponderante a enfermería en los procesos de transformación del sistema de salud.

Nuestro país precisa alrededor de 40.000 enfermeras/os para cubrir las necesidades del sector de la salud. A pesar de una mejora, resulta necesaria una revalorización de la disciplina, es decir, del cuidado de las personas, y de los grupos de la comunidad. La tarea de estos profesionales no puede pasar inadvertida.

La necesidad de profesionales de enfermería es una realidad nacional e internacional. "Debemos tener en cuenta que la relación médico-enfermero es de 1 enfermero por cada 4 médicos, cuando debería ser a la inversa", señala el Licenciado Alejandro Miranda, encargado de la Enseñanza del Área Materno-Infantil de la carrera de Enfermería de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Esta relación inversa entre cantidad de enfermeras y médicos revela la emergencia en el sistema de salud. Pero esto no es patrimonio nacional, el problema se comparte con el resto de América latina.

Un estudio del Banco Mundial sugiere que debe haber 4 enfermeras por cada médico. En un análisis sobre la Enfermería en la Región de las América realizado en 1992 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se indica que Canadá y Estados Unidos presentan una relación de 87 y 95 enfermeras, respectivamente, por cada 10.000 habitantes y que el número triplica al de médicos, mientras que en la Argentina sucede lo contrario.

Nuestro país precisa alrededor de 40.000 enfermeras/os para cubrir las necesidades del sector de la salud. A pesar de una mejora, resulta necesaria una revalorización de la disciplina, es decir, del cuidado de las personas, y de los grupos de la comunidad. La tarea de estos profesionales no puede pasar inadvertida.

Contexto Nacional

En un Congreso de enfermería realizado en la Capital Federal en junio de 2006, se abordaron distintos aspectos sobre la situación de la misma en la Argentina y en el mundo, y todo lo que hace a la capacitación del recurso humano fue uno de los puntos más interesantes de las conferencias. Entre las disertaciones la licenciada Alejandra Parisotto, directora de Enfermería del Hospital Universitario Austral, dio a conocer los resultados de una investigación realizada por la doctora Linda Aiken, de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, que demuestra que "cuando en los hospitales aumenta un 10% la cantidad de enfermeras tituladas en la universidad o instituciones reconocidas por su calidad de formación, disminuye un 6% el número de muertes de pacientes".

El informe de la Dra. Aiken es considerado uno de los mejores trabajos de investigación en enfermería, ya que realizó estudios con unas 10.000 enfermeras de 168 hospitales americanos. "Aiken demostró que en los hospitales donde el coeficiente de pacientes por enfermera es elevado, los pacientes quirúrgicos experimentan una mortalidad mayor dentro de los 30 días", apuntó Parisotto. En la misma dirección, la presidenta de la Federación Argentina de Enfermería (FAE), Beatriz Morrone, coincidió en que "cuanto más alta es la formación del enfermero, más disminuyen las complicaciones en la atención del paciente".

La falta de enfermeras profesionales se repite a nivel mundial y, según coincidieron los asistentes, pone en riesgo la recuperación de los enfermos y la efectividad de los tratamientos que necesitan de la colaboración del personal auxiliar de los médicos.

Esgrimiendo un criterio similar, según lo expresado por el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), la calidad y cantidad de cuidados de salud dependen en sumo grado de la disponibilidad de números adecuados de enfermeras con alta competencia científico-técnica, humanística y ético-legal.

Por lo tanto, el problema no sólo se basa sobre una posible cantidad ascendente de enfermeras, sino también, sobre el nivel de profesionalización de quienes trabajan en esta disciplina.

En ese sentido, la presidente del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), Hiroko Minami, destacó que "la recuperación efectiva del paciente depende en gran parte de una enfermera profesional que sepa detectar tempranamente todo lo que le ocurre al enfermo y actuar en consecuencia".

Los resultados del estudio de la Dra. Aiken, agitan un tema muy debatido en la Argentina en las últimos tiempos. Un informe del diario Clarín advirtió sobre la escasez de enfermeras en nuestro país y sobre la grave crisis que atraviesa el sector en la mayoría de las jurisdicciones.

La crisis del sector de enfermería en el país se convirtió en mucho más que una denuncia: los paros, la suspensión de turnos, cirugías y otras prácticas médicas —sobre todo en la Capital Federal, evidencia el grave problema.

Tanto en el Gobierno de la Ciudad como en el Ministerio de Salud de la Provincia reconocieron un faltante de enfermeras que jaquea el buen funcionamiento de las instituciones sanitarias.

Funcionarios de la Ciudad hablaron de un déficit de unas 3.500 personas, y en territorio bonaerense el ministro Claudio Mate estimó que faltan más de 2000 enfermeras en los hospitales que de él dependen. A esa carencia se le suma la falta de calificación del recurso humano: menos del 10% son egresadas universitarias

Al déficit actual se sumará el vacío que dejarán las enfermeras que se jubilen. "En cinco años se jubilará un 40% del personal. Faltan 80.000 enfermeras en el país. Este problema se arrastra hace 15 años y no se puede paliar como antes con gente con buena voluntad y sin formación.

Según el Observatorio de Recursos Humanos de la provincia de Buenos Aires faltan más de 4000 enfermeros para los 58 hospitales provinciales. Ya ingresaron mil y según con lo que se comprometieron las autoridades, el resto ingresará de acá a un año".

El gobierno de la ciudad también busca enfermeros para los hospitales porteños. Se han incorporado un número insuficiente para cubrir las vacantes presentes.

Según datos de la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (DINIECE) 85 escuelas de la Carrera de Enfermería en el año 2003, (50 escuelas terciarias y 35 universitarias), tuvieron una matrícula total de 9.450 alumnos y durante ese año egresaron 1495 Enfermeros.

Lejos de ser considerada la enfermería como una mera técnica basada sobre el empirismo, ha experimentado un largo proceso de profesionalización. La creación del Instituto Superior Sanatorio Colegiales es un claro ejemplo de este cambio de enfoque: "la creación del Instituto surge a partir del análisis de la situación de la salud de la población y de la necesidad de que reciba cuidados a cargo de profesionales idóneos, centrados en la dignidad de la persona que los recibe".